Portada de la Sala Viajeros románticos y documentación Grabado del siglo XVII. Vista de Carratraca (Málaga) Grabado del siglo XVII. Bandoleros desde su cueva. Grabado de Gutave Dore

La documentación histórica que se puede ver en esta sala, constituye de toda una amalgama de fuentes escritas de diferentes procedencias y estatus político. Así, mostramos desde Cédulas y Reales Decretos emanados de la misma cabecera del Reino de España, hasta denuncias personales de ciudadanos contra los desmanes de los bandidos, pasando por Sentencias Judiciales, Salvoconductos, Partidas de Bautismo, Defunción y Matrimonio de los principales bandoleros, Peticiones de Indulto, Nombramientos Militares, Cartas Autógrafas, Testamentos, Cartografía, Fotografía, etc, conformando un amplio abanico documental que nos brinda la oportunidad de calibrar el importante calado histórico del fenómeno del bandolerismo desde el siglo XVIII a principios del XX.

Grabados del Museo del Bandolero - Ronda

El romanticismo por su parte constituye la vertiente mítica de dicha época histórica, constituyéndose en una vertiente artística que inundó toda la Europa de finales del XVII hasta finales del siglo XIX que escogió Andalucía por su cariz exótico y pintoresco dentro de Europa como uno de sus lugares predilectos de huida de la racionalidad y de la urbe industrial opresora, creando una imagen de ella que aún hoy perdura.

Fue Andalucía con su paisaje montañoso y multicolor, sus recónditas y arriesgadas sendas, sus misteriosas ruinas, el trazado árabe de sus pueblos y ciudades, y, sobre todo, por su ambiente vivo y popular las que atrajeron la sed de aventura y la moda viajera de unos europeos que huían del racionalismo y la modernidad. Y esas son algunas de las imágenes que aquí mostramos, obras gráficas que dan buen ejemplo de la estampa que de Andalucía exportaron estos arriesgados caminantes al resto de Europa y el mundo, unas imágenes que muestran desde los paisajes más sorprendentes a los entornos más típicos de los constituidos por el mundo del bandolerismo.

Museo del Bandolero - Ronda Museo del Bandolero - Ronda Museo del Bandolero - Ronda

Ingleses, franceses y alemanes navegaron y cabalgaron a lo ancho y largo principalmente de las latitudes más meridionales de nuestro país, en busca de contrastes y exotismo. No todos los viajeros eran iguales, sin embargo, muchos preferían aquellas rutas que, además de mostrar atmósferas pintorescas y monumentos relevantes, eran seguras y contaban con transportes regulares, aunque algunos otros prefirieron las sendas arriesgadas frecuentadas por bandoleros y delincuentes, verdaderos héroes de leyenda en contra de un régimen opresor a la vista de estos extranjeros y de muchos ciudadanos de a pie en los entornos rurales y populosos, surgiendo personajes ya míticos como Carmen y la mujer española; de la mano de Merimée; el Don Juan, el torero valiente, o el bandido generoso.

Los libros de viajeros y las guías, que por aquella época empiezan a publicarse en Europa, orientaban los itinerarios que después seguirían estos románticos (itinerarios estos de los que aquí mostramos dos ejemplares editados en el siglo XIX), a la vez que se fomentaba un incipiente interés por estas figuras ya históricas de los bandoleros románticos dando pie a numerosas publicaciones literarias escritas por plumas nacionales que seguían el rastro de aquellas narraciones extraordinarias.

Museo del Bandolero - Ronda Museo del Bandolero - Ronda

Algunas de estas publicaciones se ilustraron con las mejores litografías y grabados sobre la vida de los más famosos bandidos; tales como José María “El Tempranillo”, Diego Corriente, “El Barquero de Cantillana”, o Luis Candelas; conformando un rico patrimonio histórico y visual que aquí desempolvamos para mostrarlas al público interesado en esta época histórica, a los amantes del arte gráfico y al público en general.

Destacan en éste capítulo dedicado a los viajeros románticos nombres como los de Richard Ford, George Borrow, Whashington Irving, el dibujante y acuarelista escocés David Roberts, el maestro del dibujo francés Paul Gustave Doré, o los literatos Théophile Gautier, Merimée, Alejandro Dumas o Lord Byron, todos ellos verdaderos maestros del romanticismo europeo que llevaron su particular visión de España a altas cotas de universalidad, por lo cual aún hoy debemos de estarles agradecidos por legarnos ese rico patrimonio cultural e histórico fueran o no fueran realistas en sus narraciones e imágenes.

Fotografía de los viajeros romáticos del siglo XVIII